DOCENTES RECLAMAN QUE NO ES SEGURO VIAJAR EN FONOBUS, «AMONTONADOS Y CON MIEDO»

Las unidades no dan abasto en los horarios pico, hay frecuencias poco útiles y no se cumple ningún protocolo contra el COVID-19. Docentes reclaman que las condiciones para viajar son peligrosas

Este miércoles por la mañana, el colectivo de FonoBus de las 4:45 no salió de la terminal de Miramar por un desperfecto técnico. Al no haber vehículos en reemplazo, los pasajeros de ese horario debieron tomar el siguiente que sale a las 6:20.

«Es vergonzoso cómo viajamos, amontonados y con miedo», denuncia Dahyana, una docente que hace cada mañana el trayecto de Miramar a Córdoba capital, según explica, el colectivo se llena siempre en el tramo que va desde La Para a La Puerta, ya que en esta localidad hay una escuela con más de 700 alumnos que necesitan llegar a las clases.

Con el regreso de las clases presenciales en toda la provincia, miles de alumnos y docentes deben trasladarse a las escuelas para tomar y dar clase, pese a la existencia de protocolos sanitarios en el transporte público, estos no se cumplen, con riesgo de contagio a quienes viajan diariamente.

«Esta situación ya no puede seguir. Es peligroso para nuestras vidas», asegura la educadora a Hablando Claro, quien también cuenta que desde la empresa no recibieron respuesta alguna. Además, las ventanas laterales se encuentran herméticamente cerradas y sólo se pueden abrir las del techo.

«Los choferes dicen que se tienen que quejar con la empresa. Les hemos mandado mensajes y no nos contestan», afirma, y agrega que tampoco hay inspectores en el lugar a quienes reclamar.

A este pedido se suman otros como el de Marina, otra docente que se queja: «La misma historia todos los días desde que volvieron las clases. Horarios horribles, sin refuerzos para los colectivos que se rompen».

Desde la Provincia garantizan el transporte, pero sin asegurar ni el distanciamiento social, ni la ventilación cruzada. Los viajes son extensos y, aparte de viajar por largas horas de pie, no hay frecuencias suficientes para atender a la demanda que la presencialidad plena implica.

Por su parte, Nación, por medio del Ministerio de Trabajo anunció en agosto la flexibilización de la presencia de pasajeros y permitió hasta 20 personas paradas en horarios pico. Durante el resto del día, la capacidad se reducirá a la ocupación de los asientos disponibles en las unidades.

Esta resolución aplica para los servicios de transporte interurbanos, urbanos y semiurbanos. «En los horarios de mayor requerimiento del servicio y ante el exceso de demanda, la capacidad podrá ampliarse hasta veinte pasajeros de pie», según expresa el documento.

Fuente: Hablando Claro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.